HISTORIA DE LA GRAFOLOGÍA ARGENTINA

En el año 1929, un grupo de profesionales de enorme prestigio intelectual, funda en Buenos Aires la Sociedad Argentina de Grafología. El Acto académico por el cual se inauguraba la Sociedad se realiza, no privadamente, sino de manera pública y en uno de los lugares más respetados por la comunidad científica argentina: el aula magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

El decano de la misma, Dr. Julio Iribarne, no solamente integraba la primera Sociedad Grafológica Argentina, sino que también fue el responsable del discurso inaugural de la misma.

Esa primera Sociedad estaba formada, entre muchos, por los doctores Benjamín Villegas Basavilbaso, Arturo Maraso, Alfredo Seguers, Guillermo Nuñez, Pierre Janet, Julio Iribarne, Juan Carlos Landaburu, Nerio Rojas, Lidio Mosca y José Oría. La integraban también los profesores Federico Aberastury, Alberto Giusti y la Sra. Alfonsina Masi Elizalde. Bernardo Houssey, José Belbey, Pablo Pizzurno y Arturo Capdevilla, entre sus figuras más conocidas.


Alfonsina Masi Elizalde


Integrante de la primera Sociedad Argentina de Grafología.
Autora de varios libros, ayudó al crecimiento de la Grafología colaborando
con los más importantes especialistas de su época.

La Sociedad no llegó a destacarse como Institución frente a la comunidad científica argentina, pero sí sus integrantes quienes empezaron a realizar importantes trabajos de investigación, grandes intercambios culturales y científicos con Europa y publicar gran cantidad de artículos y algunos libros de excelente nivel científico.

En 1971, 1972 y 1973 se realizan en Buenos Aires el Iº, IIº, IIIº Congreso Internacional de Grafología respectivamente.
Auspiciados por la Dirección General de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, grafólogos de Argentina y del exterior participaron de los mismos, algunos como oyentes y otros como expositores. Señalamos la presencia en esos Congresos de dos grafólogos argentinos de enorme respeto y prestigio: el Ingeniero Marcos Kellerñevich, representando a la Universidad Nacional del Sur, y al Dr. Francisco Bretones, representante de la Universidad Católica Argentina.
Llega el año 1981. La grafología seguía creciendo en la República Argentina. Muchos grafólogos hacían escuela, formando excelentes profesionales. Un ejemplo de ello es la Profesora María Elina Echevarría: mientras vivió en Buenos Aires, estudió muchos años con el Dr. Ballandras, y posteriormente ejerció como docente en España, específicamente en Madrid.

Pero a pesar de los avances y las investigaciones, la Grafología no accedía al claustro universitario de manera sistemática. Es decir: como diplomatura o carrera de grado.

Prof. Amado Ballandras


Uno de los más importantes y reconocidos grafólogos argentinos.
Alentó desde sus inicios
la oficialización de la carrera en el país.
Fallece en enero de 1999.


En 1996 se presenta un Proyecto Experimental de la carrera de Grafología al Ministerio de Cultura y Educación de la República Argentina para su aprobación y puesta en marcha en 1996. El Director General de Educación de ese momento era el Profesor Jorge Bonapace, quien dispone la evalauación por el Departamento Técnico Pedagógico de Nivel Superior.

Prof. Max Pulver


Al introducir el psicoanálisis en la grafología, a través de su obra fundamental
"Simbolismo de la escritura", el doctor Pulver marcó un antes y un después en la investigación grafológica.
Actualmente su teoría del espacio es de aceptación universal y base de toda técnica proyectiva.


El 5 de abril de 1996 se autoriza a implementar el Plan Experimental de Peritos Grafólogos, por lo cual se se inscribe por primera veaz a alumnos que incian la cursada de la Carrera Oficial y la Asocicion de Grafólogos Oficiales de la República Argentina considera esa fecha como fundacional de la Grafología Oficial Argentina.

El 5 de agosto de 1996, el Director General de Educación, firma la Disposición 887 por la cual incorpora al sistema educativo formal argentino la Carrera Oficial de Grafología a través de un Plan de dos años de duración, dividido en cuatro cuatrimestres.

Esta disposición es ratificada por el Secretario de Educación, la máxima autoridad educativa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por Resolución Nº 204/98.

Este acontecimiento, histórico por ser la Argentina el primer país del mundo en ofrecer una Carrera en Grafología con Título Oficial habilitante en todo el territorio nacional, recibió un epílogo el 11 de diciembre de 1997, cuando egresó la primera promoción mundial de Técnicos Grafólogos argentinos.


 

Volver